Informe Construcción

Un 80% de los Hogares Españoles necesitan una rehabilitación energética.

Han sido construidos con sistemas de calefacción y aislamiento anticuados. Hablamos de que 18 millones de casas necesitarían medidas de ahorro.

Un 80% de los 25 millones de hogares en España necesitan ser sometidos a una rehabilitación energética urgente, según el Centro Nacional de Energías Renovables (C.E.N.E.R.).

Los hogares ocupan el tercer lugar entre los sectores que más energía consumen, con un 19%.

La rehabilitación energética de una vivienda tiene como objetivo mejorar el ahorro y la eficiencia en el uso doméstico de la energía. Mirando a este objetivo trabaja ‘Ciudad 2020’, una investigación liderada por Indra que estudia la aplicación de la tecnología en el hogar para ahorrar el 20% de energía, producir un 20% de energía renovable y reducir el 20% de las emisiones de gases a la atmósfera.

Las mejoras energéticas sobre las nuevas construcciones no son suficientes para reducir el consumo de energía y las emisiones de las edificaciones que gastan un 40% del consumo total de energía y un 36 % de las emisiones de dióxido de carbono en la UE.

Sin embargo, la tasa de rehabilitación del parque residencial en España llega a solo un 0,13 % anual, de acuerdo con estadísticas del World Wildlife Fund (WWF). Según Georgios Tragopoulos, técnico de Eficiencia Energética de WWF España esta cifra debe ser de al menos un 1,5% para “rehabilitar un 50% de las viviendas en el 2050”, lo que supondría ahorros en el consumo de hasta un 83%.

Algunas formas de rehabilitar energéticamente el hogar:

– Aislar bien los muros: un cm de corcho o fibra de vidrio puede cumplir la misma función que medio metro de hormigón.

– Cambiar las ventanas: Sustituye tus viejas ventanas por unas nuevas que ahorren energía, como por ejemplo las ventanas de PVC de Perfil Kömmerling, o aún mejor por una ventanas de Madera o Mixtas de Madera-Aluminio. El aluminio nunca llega a los coeficientes de aislamiento que pueden conseguir estas ventanas. La duración y resultado de estos materiales es hoy en día muy bueno. Las ventanas correderas no son adecuadas para ahorrar energía o aislar del ruido. Es preferible el sistema de ventanas batientes u oscilo-batiente. Además estas ventanas se limpian con más facilidad y ventilan con más eficiencia y comodidad.

Elige el sistema de calefacción y refrigeración que mejor se adapte a tus necesidades.

– A la hora de renovar tus electrodomésticos, opta por aparatos de calificación Energética A.

– Pásate a la iluminación de bajo consumo, con nuevas tecnologías como el LED.

– Instala toldos, persianas y/o contraventanas, serán tus grandes aliados en verano para ahorrar en aire acondicionado.

– Otros cambios que marcarán la diferencia: sistemas de doble descarga en la cisterna, un perlizador (o aireador) en el grifo que mezcla el agua con el aire, sistemas de iluminación con detección de personas,..

Ahorra Renovando las Ventanas

La mayor parte del consumo energético de una vivienda corresponde al empleo de calefacción y aire acondicionado para conseguir que se mantenga a una temperatura adecuada.

Poder disponer de unas ventanas que aíslen la casa del frío y la preserven del calor.

Es por esto que la inversión en la reforma de las ventanas se retorna rápidamente (normalmente en 2-5 años) y mejora sustancialmente la calificación energética de la edificación.

Consulte con Siparket los planes de ayuda y desgravaciones de la administración que existen en la actualidad.

En Siparket le aconsejamos sobre la configuración de ventanas más idónea para su caso particular.

Buenos hábitos de Consumo

Ahorrar energía y reducir el derroche, nos beneficia a todos, mejora la calidad del medio ambiente y conlleva un importante ahorro económico. Hay tres formas de ahorrar:

  • Buenos hábitos de consumo
  • Buen mantenimiento de las instalaciones
  • Utilizar los avances tecnológicos que ahorran

Veamos los hábitos de consumo. Es lo más barato, no requiere inversiones y se puede llegar a ahorrar mucha energía. Tan fácil como:ahorro de energia

  • Bajar la temperatura del frigorífico y congelador ahorra un 5% por cada grado
  • No abrir el horno innecesariamente. El horno pierde un 20% del calor en cada apertura
  • Utilizar el lavavajillas a plena carga ahorra hasta un 60% de energía y agua
  • Centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora
  • Utilizar el microondas consume un 60% menos que el horno
  • Evitar el consumo de los “stand by” de los aparatos eléctricos y apagar la pantalla del ordenador cuando no se use. En algunos casos, como los sistemas de encendido “touch”, el consumo puede ser enorme.
  • Utilizar temperaturas en climatización máximas de 20ºC en invierno, 25ºC en verano y sólo cuando la vivienda esté ocupada, ahorrando un 7% por cada grado
  • Reducir el uso del extractor de la cocina porque en una sola hora puede extraer todo el aire caliente de la vivienda
  • Ventilar no más de 10 minutos en invierno para evitar importantes pérdidas de calor
  • Los grifos monomando deben estar siempre en frío

Informe Casas Pasivas

¿Qué son las “Casas Pasivas” o “Passivhaus”?reformas que ahorran

Una “casa pasiva” o “passivhaus” es una vivienda diseñada y ejecutada para tener el menor gasto energético posible. La mayor parte de la energía de una vivienda se gasta en generar un ambiente agradable dentro de la casa, en invierno calentando y en verano enfriando.

El primer paso para conseguir este objetivo de bajo consumo energético es el diseño. Mediante la adopción de medidas pasivas, se puede conseguir un ahorro de hasta el 90% en la factura de energía utilizada para acondicionar la vivienda. Utilizando buenos aislamientos térmicos, evitando los puentes térmicos, ventilando de manera controlada y con aprovechamiento del calor o frío utilizando intercambiadores en la red de ventilación, con unas carpinterías de Madera o PVC y sus vidrios calculados para las mínimas pérdidas posibles, con la adopción de mecanismos de sombreado adecuados y el diseño conforme al soleamiento específico del lugar, es como se consigue esto.La construcción de la vivienda es el segundo paso. La correcta ejecución de todos y cada uno de los detalles concretos, y no habituales, del proyecto es indispensable.

El tercer y último paso es el completo control de la ejecución y de los objetivos conseguidos.